Ir al contenido principal

Amando la Iglesia de Cristo


Jóvenes Iglesia IMCP "Príncipe de Paz"
Hace un par de semanas atrás mientras conversaba con una de mis amigas pude reconocer cuanto amo la iglesia donde hasta hoy Dios me ha permitido servir y aunque esa platica duro pocos minutos fue muy emocionante darme cuenta lo que significaba para mí la Iglesia de Cristo.

Reconozco que el chip de amor por mi iglesia local estuvo mucho tiempo desactivado, es más estuvo a punto de colapsar cuando mi vida espiritual pasaba por los peores momentos, claro la culpa no era de la iglesia pero definitivamente no me sentía muy cómoda estar en ella. (El pecado siempre tratará de alejarnos de Dios) pero reconozco que la Iglesia ha sido para mí de bendición y edificación incluso cuando yo ni siquiera me daba cuenta.

Si pudieron leer las entradas anteriores, habrán notado que en una de ellas les hablo que nací y crecí dentro de una familia cristiana por ende también dentro de una Iglesia Cristiana, recuerdo que mis Padres desde muy temprana edad pudieron cultivar tanto en mis hermanas como en mí el tener que ir religiosamente a la Iglesia, claro que eso cambió cuando crecimos, ahora que lo recuerdo más que por deseo muchas veces nos íbamos por obligación, esto suele pasar en nuestro caminar cristiano.

Puede que te estés identificando conmigo, pueda que no, pero definitivamente hubiera querido que las cosas hubieran sido diferentes y valorar más mi tiempo y servicio en la iglesia pero no lo fueron, lo que sí sé es que Dios preparaba cosas con las que yo aprendería amar a su Iglesia.

Mi familia llegó hace más de 25 años al norte del País, y en esa oportunidad una hermosa Iglesia nos recibía como su nueva familia espiritual, no es que tenga muchos recuerdos de aquella época pero pasé una buena infancia dentro de ella, agradezco a Dios por el tiempo que tuve al conocer muchas personas piadosas.

Tiempo después tuvimos que salir de aquella iglesia y así comenzar con un pequeño grupo a realizar nuestras servicios, y desde aquel tiempo hasta ahora ha pasado casi 15 años y con muchos altos y bajos la Iglesia se ha mantenido de pie por la gracia de Dios.

Estos últimos tiempos Dios ha venido enseñándome a poder Amar a mi iglesia de la manera que Él desea, por lo que con esta última entrada que escribiré mi anhelo es que tú también puedas llegar amar el lugar donde Dios te ha puesto.

Mi querido hermano(a) seas que hayas crecido en una Iglesia o no, o que estés en una pequeña o tal vez en una muy grande deberás entender que la iglesia es un lugar donde encontrarás a personas tan pecadoras como tú y yo; leía en algún lugar que decía que la Iglesia es lugar lleno de pecadores que necesitan de un Salvador y cuán cierto es eso, hoy muchos cristianos tienen una idea muy equivocada de la iglesia, incluso de su propia Iglesia, lo que hace que muchos se alejen de Dios. 

Pondré algunas artículos que encontré de las que me interesa mucho que leas (puedes darle clic en el título y leer al artículo completo), tal vez al leerlas pueda que veas las cosas de una manera distinta, lo que si te digo es que no dejes de amar a tu Iglesia local, que el romance de tu primer amor no se pierda, persevera, obedece, perdona, ama, sométete, involúcrate, se tú la Iglesia.

  • Amando a Cristo y a su Iglesia: Tú no puedes dejar de participar en la iglesia local. Eso no es una opción que Cristo nos ha dado. Y quizá tú podrías estar diciendo, "¡Pero mi iglesia tiene tantos problemas!" Escucho esto y mi corazón se rompe cuando oigo a la gente hablar sobre sus preocupaciones, y muchas de esas preocupaciones son válidas acerca de la condición de la iglesia local. Sí, la iglesia de hoy está enferma. La iglesia tiene una necesidad urgente de un avivamiento. Así que, sí, yo sé que tu iglesia tiene problemas. La mía también.
Pero lee las epístolas del Nuevo Testamento para ver cómo eran esas iglesias. Lee el libro de Corintios y mira acerca de los problemas en esa iglesia si piensas que tu iglesia tiene problemas. Lee Apocalipsis 2 y 3 y mira sobre las cuestiones en esas iglesias, iglesias al final del primer siglo. Ellos tenían todo tipo de problemas, incluyendo contención, divisiones, frialdad, "tibieza", inmoralidad flagrante, graves errores doctrinales. Jesús dijo que una iglesia estaba cerca de la muerte. Nancy DeMoss Wlogemuth (Aviva Nuestros Corazones)
  • No necesitas una Iglesia Perfecta: No existe la iglesia ideal. La iglesia está compuesta de meros humanos, finitos y caídos, que también son quienes la dirigen. La gente tiene defectos. Tú también tienes defectos. Y esta imperfección puede provocar heridas y complicaciones, cual sea la razón por la que Dios te tiene donde estás en este momento, no desprecies ese lugar. Abrázalo como un regalo de parte de él. Aun si parece que nada tiene sentido y crees que estás perdiendo el tiempo, tu sabio Salvador, que te ama, siempre está disponible y no se va de vacaciones. Él está trabajando en y a través de ti, formándote y santificándote hasta el día que él venga. Él está obrando en tu debilidad, esperando para mostrar su fuerza de maneras que nunca sucederían si él sólo te diera la iglesia perfecta. Stephen Miller  (DeserinGod)
  • La Iglesia debe predicar a Cristo La Iglesia del siglo XXI se enfrenta a muchas crisis. Una de las más graves es la crisis de la predicación. Diversas filosofías de predicación compiten por ser aceptadas entre los ministros contemporáneos. Algunos ven el sermón como una charla informal; otros, como un estímulo para la salud psicológica; otros, como un comentario sobre la política contemporánea. Sin embargo, algunos aún ven la exposición de las Sagradas Escrituras como un ingrediente necesario en el oficio de la predicación. A la luz de estos puntos de vista, siempre es útil ir al Nuevo Testamento para buscar o averiguar el método y el mensaje que se encuentra en el registro bíblico de la predicación apostólica.
  • Ora por tu Iglesia: Debes saber cuan Importantes es que como miembro de una iglesia tomes carga por ella y ores, sé lo difícil que esto, pero por favor da un poco de tu tiempo a orar por las necesidades de ti iglesia créeme tenemos mucho por que orar y no solo por tu iglesia local sino también por la Iglesia Universal.
Me gustaría dejarles con un publicación del Pastor Jonathan Domingo quién describe de una manera muy sencilla el amor por su Iglesia, él dice:
Estar en una iglesia es un honor, ser parte de algo más grande e importante que cualquier cosa que podamos hacer solos no tiene precio. No solo vayas a la iglesia, sirve a la iglesia, ama a la iglesia, sé la iglesia.

Entradas populares de este blog

Algo de mí...un pasado que ya es historia

Recuerdo claramente el día que Dios quebrantó mi corazón, lloré amargamente, ÉL me mostraría lo engañoso que estaba siendo mi corazón, y aunque tristemente yo no deseaba aceptarlo, yo debía entender que el decir "Dios úsame" iba mucho más allá de mis expectativas.
Me encanta escribir por eso fue que empecé este blogger, había una razón muy personal en ese entonces pero aquí estoy para contarte algo de mí.
He vivido muchas experiencias y aprendido a ver de una manera sorprenderte como Dios actúa en vidas imperfectas, y la mía ha sido una de ellas.
Soy tan pecadora como tú, pero amado por un Dios lleno de gracia, eso lo he vivido en todo este tiempo y aún siento que lo que he recibido no es suficiente, anhelo ser ese recipiente de gracia para ser llena por Él.
Por mucho tiempo he querido compartir mi testimonio, tal vez pensando que tendría que ser aquella persona que ha vivido en drogas o alcoholismo, o sufrir un accidente y así ver si Dios hacia algo sorprendente en mi vida…

Una razón para retroceder: "Mi YO"

"La religión nos hace sentir satisfechos por nuestras obras, el evangelio nos hace sentir satisfecho por la obra de Cristo"
No si les ha pasado a ustedes pero luego de tener un extendida platica sobre mi vida cristiana con algún joven o señorita, una de las preguntas que siempre me han hecho es la siguiente: ¿Hace cuantos años eres cristiana? Así que muchas veces mi respuesta era: “Nací en un hogar cristiano" con una humildad un tanto fingida. Hasta pienso que eso llenaba siempre mi corazón de hacerme sentir mejor que otros cristianos.
Pero la verdad que el nacer en un hogar cristiano, con padres cristianos, no necesariamente te hace un "buen cristiano" ni querer vivir una vida de cristiano. Lo triste es que hoy en día puedo ver  jóvenes cristianos que nacieron en hogares cristianos, con padres cristianos y que son tentados a no seguir su fe; sé que ellos te darían muchas razones (demasiadas razones) del porque se alejaron y muchas más del porque no desean regre…